Fiebre Julio

Me trastocó la balmaceda con sus paralábisas, cada vístola que sale de sus minuantes conoséndolas, me hacen arrugar el éstio y llorar hasta la damdragua.

Nunca pretendí ser mongia para tamconpler de mosia, intenté sin coso infustilosos rugidos de ostrío, pero en el último estantito, me dejo límpido y con los castros llenos de moja.

La lección aplácida casó cual arénquido y nos atrapó félidos y contrafélidos, astárpicos y nestárpicos, llenos de gulsa que tanto bien hace, sobretodo cuando sentís que la balmaceda te trastoca vílmente, sin siquiera esperar a que el brindo dé un gesto asvítido de aprobación.

Cosas de discérnidos inconcientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s