Maipú

Los ojos del nuevo día, enormes y llenos de luz como los tuyos, se posan en mi, me miran.
Hijos del deseo desparramamos por la ciudad nuestros cuerpos con fiebre adolescente.
Vos sos tan cálida yo tan escéptico y malhumorado.
Una sola mirada tuya alcanza para cortar la cadena de malestar, alcanza para creer al menos por un rato que puedo conquistar al tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s