Morning (Cap. I)

Here´s something I always break out on special ocassions like this! The silk pijamas I wore o my wedding night!
A streetcar named desire, Tenesse Williams

Fue en ese preciso instante cuando ella se dió cuenta de que las cosas ya no eran lo que parecían. El momento justo en el que su más profundo ser le pidió a gritos un cambio. Mientras terminaba su café matutino, se sentó en la cama, cruzó sus delgadas piernas como siempre, casi pasando el pie derecho por detrás del izquierdo y se quedó inmóvil por tan solo un momento.

Las mujeres felices viven más, solía decir su abuela, las mujeres felices asentía, como incapaz de poder tratar con semejante simpleza, de repente el olor a humedad y la vista del empapelado la hicieron sobresaltarse, ¿qué hacer? ¿a dónde ir? ¿como se sale de este jeroglífico del alma? De momento una certeza, escapar hacia el norte, el sur el este o el oeste, pero escapar.

Las mujeres felices viven más y ella con la frustración impresa en su rostro, con años de cansancio descansándole en los párpados finalmente lo supo, supo que el plan que buscaba estaba en sus manos, supo que con paciencia de entomólogo podría llevarlo a cabo. Por un segundo miró sus pies, luego su sandalia, estaba raída y lucía más vieja que la última vez que le había echado una mirada, por dios, ¿es que todo esto es así?

Supo de repente que los días ya no la esperaban, ya no contaban con su presencia. Terminó su bebida y se acercó a la ventana pensativa, sus ojos buscaban algo que le devolviera la bola de acero y se la engrilletara a su tobillo derecho. Estaba libre y no se podía mover, cayó desnuca en un planeta desconocido y no se animabá a decidir cual iba a ser su primer acto.

Abrió su placard, sacó su abrigo, se puso sus anteojois oscuros, pasó pòr la cocina y dejó la taza en la bacha, no sin antes derramar un poco de agua del grifo dentro de la taza. Tomó las llaves de su casa y salió por la puerta velozmente a la vez que se ponía su abrigo, cerró con llave y cruzó la calle para caminar por la vereda de enfrente que estaba menos destruída que la de su lado, se la veía decidida, y es que, había muchas cosas que debía saber antes de dejar que empiece su novela.

Anuncios

5 comentarios en “Morning (Cap. I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s