Hasta siempre Fabián

Ruidos, música, voces, imágenes, olores: olor a escuela, a cocina, a familia, y ahí sé que el ataque es inminente que no se puede hacer nada para evitarlo, nada. Es horrible, y perfecto. Porque durante esos segundos sos libre. No hay opción, no hay alternativa, nada para decidir. Todo se ajusta, se estrecha a uno, y uno se entrega.

Fragmento de “El Aura”

Amo el cine, amo el cine como expresión pero también amo el cine como entidad individual, como forma de vida y de las formas de mirar el mundo es sin dudas la que más me seduce. No soy un conocedor de datos o estadísticas ni me considero un coleccionista de cine, mucho menos un cinéfilo fanático de los cines y de ver películas día por medio, mucho más por una cuestión de necesidad que por una expresión real de mi voluntad. Pero este texto no es para hablar de mi, ni siquiera sé si es para hablar de cine, o si, ¿importa saberlo a estas alturas?.

La primera vez que vi Nueve Reinas, quedé fascinado, porque en esa cinta a mi humilde entender estaba todo, cómo contar una historia, o por lo menos cómo entiendo yo que se debe contar, y es que hasta ese momento me parecía y hoy me sigue pareciendo que hacer cine en Argentina era alejarse de las historias para centrarse pretenciosamente en un tema “macro” o para dejar de lado las posibilidades que nos pone en la mano la narrativa y perderse en una nebulosa de actores puteando a los gritos dentro de obras vacías, sin sensibilidad, lleno de lugares comunes y surrealismo berreta, un cine carenciado (salvo honrosas excepciones: Favio, Rejtman, Campanella, Spiner) con casi nada que contar, ya desde las mismas escuelas.

Pero Nueve Reinas no era así, tampoco era una obra intelectual compleja de la talla de Bergman, no, Nueve Reinas va de la mano con la simpleza, con lo natural, con personas que se interrelacionan en un mundo de estafadores y de intrigas y de plazos que corren y de situaciones irreversibles, pero sin dejar de ser una historia simple, no recurre a montajes engañosos o a dar vuelta historias en busca de algo de validación, más como un intento de sobresalir por la acción individual que por la obra, no; es solo cine, una película de cine, y aunque nos pone también de cara con nuestras dificultades como sociedad, jamás es pretenciosa ni pierde simpleza y frescura.

Cuando hablo de simpleza no hablo de falta de vuelo intelectual, ni de chatura, todo lo contrario, la película tiene de su lado “la complejidad de lo simple” diría Jung. Fabian Bielinsky habla a través de su historia con una sensibilidad y con un conocimiento de las calles y de las personas que lo enriquece y dota a su cámara de un guiño. En el montaje hace que las escenas transcurran y que el ritmo no caiga y que la historia no pierda su principal potencial, la simpleza, Fabián tiene el tiempo de su lado y eso es todo.

Cuando se estrenó su segunda película no me conformé con experimentarla en dvd y econtonces fuí al cine. El Aura me llevó de viaje, un viaje por fotografías de paisajes grises con olor a bosque, un viaje de sensaciones encontradas, un viaje a una realidad que puede existir en la cabeza de su protagonista o no, pero que toma al espectador del cuello y lo hace ver más allá, un viaje al mundo de un taxidermista epiléptico y a sus ataques, en un mundo de mujeres jóvenes casadas con viejos golpeadores, un mundo de egoísmos encontrados y de duelos, un viaje dónde las casualidades confunden más que la bruma de la patagonia.

El Aura me dejó impactado, la casi total falta de música durante el film, sumado a la idea de no saber el nombre de su protagonista me llevaron a mirarla y verla sin perderme un suspiro. Al salir del cine estuve tentado de escribirle a Fabián, de decirle que me había encantado su película, que era una película que me hubiera encantado editar, y que me encantaría poder trabajar con él, en ese momento lo postergué, como a veces postergamos cosas por creer que son estúpidas o por no ponerle el ciento por ciento de nuestras energías.

Hoy por la mañana me enteré que Fabián Bielinsky había muerto, noticia que me puso imprevisiblemente triste y me dejó pensando toda la tarde en él y en su obra. Leí varias entrevistas, en todas habla de cine, de técnicas, de la historia de Nueve Reinas y del “fenómeno” que desató la película, de Criminal (la versión norteamericana de nueve reinas) y de qué sentía al ver que cuatro películas de cine nacional estaban entre las diez más vistas; pero nadie le preguntó nunca nada sobre él, nadie le preguntó sobre su infancia, sobre su barrio, sus padres, nadie quiso saber nada de su vida, de la misma forma que cuando llevó el guión de Nueve Reinas lo rebotaron de todos lados, fue ignorado.

Ayer se murió Bielinsky y no puedo evitar estar triste por eso, me quedo con ganas de más, de más visiones esquizóides, de más corridas con perros lobos, de más rostros fotografiados, de más historias y de saber un poco más de él. Algunos amigos intentaban consolarme diciendo que así sacó pasaje a la vida eterna, pero yo creo que ya lo había sacado: en el primer grito de acción el primer día de rodaje de su primera película. Que decanses Fabián donde quiera que estés y un abrazo a la distancia.

Anuncios

7 comentarios en “Hasta siempre Fabián

  1. Vi Nueve Reinas ya viviendo aca hace 2 años mas o menos y hace un mes la alquile de nuevo y con emocion cuando termino la pelicula vi la cara de mi hermana, no facil de conformar, que con felicidad me decia “que buena pelicula”…
    Que triste saber tan poco de la gente cuando esta viva, y cuando mueren se llevan toda esa riqueza de asbiduria a la tumba. Aveces me pregunto si seria bueno empezar a entrevistar a los que me rodean y guardar todo en un documento Word, asi no me siento mal de no saber algo para cuando se vayan…

  2. Francamente, me conmovió mucho la noticia. Me metí en internet con alguna esperanza de que fuera una mentira la muerte de Bielinsky. Y me mató saberlo para siempre en otro lado, donde no habrán películas nuevas, sólo esas dos, que disfruto como lo mejor del cine de este país.
    Chao, Fabian.
    Gracias kill, por este post. Lo estaba esperando.
    Saludos.

  3. Me enteré por tu blog, me quedé helada. Siempre me pregunto lo mismo, porqué se va gente genial y no la que se tendría que ir.. no?

    La peli Nueve Reinas no me canso de verla, fue increíble, sencilla y fiel. El aura, te deja pensando.

    Saludos.

  4. Alguien dijo que los amados de los dioses mueren jóvenes. Por ahí, Fabián con su talento entró en la selecta constelación a la que pertenecen Janis Joplin, Hendrix, Morrison, Marilyn Monroe, Lennon, Gardel, Gilda, Rodrigo.
    Seguro que hoy estaría puteando contra el referee este también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s