Amanecer

Suena el despertador, lo puse temprano, a las 7 am, quiero levantarme y escribir algún capítulo más de mi libro, siento a Polly en mi espalda acurrucada, afuera la lluvia gobierna. Presiono el botón del reloj, 7:05 y sigo durmiendo, estoy en el medio de un sueño que no puedo detener, no ahora, estoy por ver algo, algo que necesito para aclarar mi alma, vuelve a sonar el despertador, pienso “ahora sí tengo que levantarme” toco el botón de iluminator que produce doble efecto, me muestra la hora (7:13) y detiene la alarma hasta dentro de 8 minutos.

Pienso en que me levanto, me lavo los dientes, le sirvo comida a Polly, leo los mails, me baño, saco a pasear a Polly y vuelve a sonar el despertador (7:21) es increíble cómo pasa el tiempo cuando uno no quiere despertar, empiezo a oír los golpeteos del maldito crío del departamento de arriba, malditas construcciones modernas con ladrillos huecos, un día de estos voy a subir al tercer piso y a darles una lección de urbanidad a estos dos… vuelve a sonar el despertador (7:29) ¿En qué estaba pensando? No me acuerdo pero ahora sí tengo que mover, tengo que levantarme de la cama. Ella es tan linda, me fascinan sus pies, siempre estuve fascinado por ellos, quiero dormir cinco minutos más y pensar en algo más, pensar en cómo toda esta situación se arregla sola, las últimas discusiones… no me acuerdo, no me acuerdo en la anteúltima por qué fue que empezamos, estábamos comiendo falafel cuando… otra vez el despertador (7:37) debería levantarme de la cama , debería empezar a ir al gimnasio, o a nadar, cuando nadaba me levantaba temprano y rápido, claro que puteaba hasta llegar a la pileta. ¿Para qué mierda hago natación?, después me da más hambre y me como todo, me cansa mucho el agua. Pero cuando me zambullía todo quedaba en el olvido, el mundo azul debajo del agua, me felicitaba en ese momento por haber ido a nadar, me sentía… otra vez el despertador (7:45) ya se está haciendo tarde.

Polly sigue pegada a mí. Y bueno, mejor le pego hasta las ocho, me gusta levantarme en horas redondas, no pensar que me levanté en el minuto cuarenta y cuatro, mejor que no haya minutos así puedo retener el horario, me levanté a las ocho, no es cuestión de agregarle picos a las horas, es desagradable decir “eran las 9 y pico” no me gusta, es hasta si se quiere antiestético… suena otra vez el despertador (7:53). Bien, con la próxima alarma me levanto, me cuesta un poco salir de la melancolía que me provoca la lluvia, la lluvia, debería comprar un paraguas algún día, sería como mostrarme a mí mismo que maduré, que ya no ando por la calle mojándome como un adolescente, pero odio los paraguas, son incómodos, aparte tengo auto, me mojan todo el tapizado, el tapizado de mi auto no tiene funda, no me gusta ponerle funda al tapizado, no se usa, lo empieza a usar el que lo compra después de mí, ¿qué sentido tiene? ¿Acaso no pagué por el tapizado? ¿Acaso le saco el motor para que no se gaste al auto y le pongo uno muleto? No, uso el motor del auto. ¿Y por qué entonces no usar el tapizado? Es ridículo y las fundas son horribles, sin excepción, porque… otra vez este despertador puto (8:01).

Bueno ahora sí, a levantarse, ¿pero por qué no puedo disfrutar de dormir? El libro puedo seguirlo a la tarde, me salgo del trabajo al mediodía, por algo soy el jefe, duermo bien así no ando todo ojeroso y listo, igual, ¿cuánto más puedo llegar a dormir? Una hora más a lo sumo, después ya estaría todo mal, ni siquiera me puedo dar el lujo de dormir, por eso a veces estaba tan enojado con ella, ella dormía y yo saltaba de la cama como electrocutado. Ella nunca entendió como podía hacer eso, creo que yo tampoco, otra vez el despertador (8:09). Qué sonido molesto que tiene, ¿por qué me lo habrá dejado? Ni ella aguantaría el rechinar de este maldito Casio, iluminator si, pero bueno, ella siempre tuvo miedo de que no me despertara a tiempo, de que llegara tarde, ella sabe que me angustia la impuntualidad, siempre unos minutos antes. En fin no me va a quedar otra más que levantarme, otra vez el despertador (8:17) Esto parece una maldita broma, ¿es que no va a parar nunca ese maldito despertador?

Recuerdo cuando tenía el despertador Kenko, no podré olvidar su nombre nunca porque me causaba gracia, Kenko. Recuerdo esa mañana cuando se trabó el botón de la alarma y no había forma de pararlo, lo tiré con ganas contra el placard y se partió en dos mil pedazos, que mal que estuve, reconozco que me asusté…otra vez el despertador que lo parió (8:25) Uhh no puse el lino, otra mañana sin licuado, recuerdo las batallas nocturnas por ver quién ponía el lino. ¿Pusiste el lino amor? No, ponelo vos please. Y empezaban esas miradas cortantes que tenían la frase “Don`t patronize me” tatuada en la frente. Es que siempre lo pongo yo, por una vez quisiera que lo pongas vos… Y empezaba una nueva discusión. Eran tiempos difíciles, por momentos parecía que disfrutábamos discutiendo, a ver quién era más smart ass que el otro…otra vez el despertador (8:33). Me levanto… ¡ya!

Anuncios

12 canciones de amor y un post desesperado

Propongo un juego, yo muestro canciones y ustedes me cuentan que les pasa, si aceptan hagan clic en cada una de ellas. Con ustedes la banda sonora de mi vida en este instante:

  • Newark Wilder – Pavement: Guitarras disonantes, batería lacónica, un ambiente de cabeza baja y una plegaria, no es como vos pensás o decís, mi pesar es así.
  • because i’m rushing to feel you
    but i won’t set you down, i don’t need to.

  • Sleeping Lessons – The Shins: Algo psicódelico, mi entendimiento a tus padeceres nos une y lo canto con deseperación.
  • Eviscerate your fragile frame,
    And spill it out in the ragged floor,
    A thousand different versions of yourself,

  • Lost – Cassandra Wilson: Perdido en las noches, en las mañanas y en los atardeceres, la voz de Cassandra es mi cabeza de niño de 6 años en la falda de su madre.
  • Darker than the darkest night, bluer than the bluest sky, brighter than the brightest light, i blind myself then find myself lost in your eyes.

  • Rosie`s Lullaby – Nora Jones: Se puede oler la tristeza y la melancolía en esta canción, la oigo una vez más y es como verme a mi mismo en una cámara de seguridad sentado en mi sillón mirando la pared.
  • She tries to take deep breaths,
    To smell the salty sea,
    As it moves over her feet.

  • Picture in a frame – Tom Waits: La complejidad de lo simple.
  • I love you baby and I always will
    Ever since I put your picture
    In a frame

  • Bizarre love triangle – Frente!: Una plegaria deseperada y la más absoluta falta de entendimiento y resignación.
  • I feel fine and I feel good
    I’m feeling like I never should
    Whenever I get this way, I just don’t know what to say
    Why can’t we be ourselves like we were yesterday

  • 03.45: No sleep – The Cardigans: Sabor a noche en vela y a caminata errática por la madrugada de Buenos Aires.
  • But if I had one wish fulfilled tonight
    I’d ask for the sun to never rise
    If God passed a mic to me to speak
    I’d say “Stay in bed, world,
    Sleep in peace”

  • Together – The Racounters: El deseo de ser escuchado y no sólo oído.
  • You want every morning to be just like
    The stories that you read, but never write
    You’ve gotta learn to live and live and learn
    You’ve gotta learn to give and wait your turn
    I’m only concerned

  • Time has told me – Nick Drake: El paso del tiempo muchas veces, es la única solución posible.
  • And time has told me
    Not to ask for more
    For some day our ocean
    Will find its shore.

  • En los sueños – Catupecu Machu: El eterno cliché de la producción onírica selectiva.
  • Perdí la noción del tiempo
    al caer de boca en tu boca.

  • This is love – PJ Harvey: En esta parte me convenzo de que la vida no es maldito pic nic, pero tampoco un rompecabezas.
  • I can’t believe life’s so complex when I just wanna’ sit here and watch you undress

  • Free Fallin´ – Tom Petty: Al mejor estilo Jerry McGuire acepto que mi vida está en llamas y me sirvo otro shot de vodka.
  • And Im a bad boy cause I dont even miss her
    Im a bad boy for breakin her heart

    Es imposible dejar de reconocer que el amor genera buenas canciones.

    Molesto

    Me molesta el silencio, la desaprensiva actitud de disociarse de una vida que hasta ayer cobijaba tus madrugadas. Me molesta la falta de reconocimiento o el desconocimiento mismo. Me molesta esta veda de palabras, esta sensación de vacío inmóvil, este gusto a poco. Me molesta que te dirijas a mí como si nos acabáramos de conocer, como si no hubiéramos sido familia. Me molesta que creas que no poseo la sensibilidad para entender que llegamos a un callejón sin salida y pienses que necesito pequeños guiños de frialdad en el trato, como un metamensaje que dice: “no te hagas muchas ilusiones”. Me molesta estar tan enojado con vos por todo esto y me da miedo que llegue al límite de no querer volver verte nunca más. No voy a desaparecer y no voy bajar los brazos, sólo voy a atesorar estos tres últimos años en mi cajita de música y voy a guardar silencio por respeto a ellos y a todas las mañanas que vivimos, como un intento desesperado de preservarlos de tanta banalidad, de tanto enojo intrascendente. Si no me subo al tren de buscarte, no es porque crea que no puedo o que no debo, tampoco es por falsa modestia, es porque estoy dividido por una grieta amarga de la cual caen recuerdos que desaparecen por el drenaje diluídos en agua de zanja.

    Luto

    El luto es el lapso de tiempo transcurrido entre el final aparente de una relación, durante el cual la persona revisa uno a uno los días pasados y el momento en el cual decide que detesta a la otra persona y, convencido de que solo está mejor, tiene la peregrina idea de intentar entrar en el juego otra vez.

    Cadenita

    Mi querida Cris me encargó en la dura misión de hablar sobre lo que le encargaron a ella y por eso aquí estoy con esta entrada pezutti. Se digiere mejor con un cinzano con naranja.

    1. ¿Por qué comenzaste a escribir un blog?
    La vida es lo que te pasa mientras vos estás haciendo otros planes dijo Lennon y sus palabras a la distancia y a la luz de los hechos, cada segundo son más ciertas. Yo entraba seguido a un chat, en un momento nos quedamos sin servidor y tuvimos que cambiar a otro. También nos quedamos sin página de ingreso al chat, mi amigo me había hablado de la página de la mujer gorda, cuyo chat (pizzachat) teníamos andando en el servidor que murió. Entonces, él abrió un blog en Blogspot con el solo fin de dar acceso al chat. Yo intenté hacer lo mismo pero me fue imposible poner el acceso al chat porque no entendía absolutamente nada de Weblogs. Cuando finalmente me empezó a interesar y entendí algo y pude poner el acceso, ya no me importaba más el chat y sí escribir mi Weblog.

    2. ¿Sobre qué temas escribes? ¿Por qué?
    Escribo sobre cosas que siento, que quiero sacar de mi sistema como una especie de expiación. Escribo sobre cine, música, libros, como un intento de compartir las cosas que me movieron algo. Escribo cuentos que llevan un trasfondo con algo que me está pasando. Mi Weblog es autoreferencial pero también habla de otras personas que significan (o significaron) algo para mí, para bien o para mal.

    3. Si la gente dejara de leerte y comentar, ¿seguirías escribiendo?
    No escribo para ni porque me lean, de hecho me dejan pocos comentarios, por otro lado que un Weblog tenga muchos comentarios no es sinónimo de que sea muy leído o muy visitado. Debo reconocer que me gusta que me dejen comentarios, pero aunque nadie dejara comentarios seguiría escribiendo.

    4. ¿Crees que al escribir un blog debe seguirse algún tipo de ética?
    En los Weblogs no hay reglas. Todo está permitido y nada está permitido, vos decidís.

    5. ¿Crees que formas parte de una comunidad? ¿Por qué?
    Creo que formo parte de un intento de comunidad, no es real, el comunitarismo es otra cosa, si me siento parte de una revolución que está transformando la manera en la que se obtiene la información.

    6. ¿Tienes algún grupo cercano de blogueros con el que te podrías poner de acuerdo para lograr algo?
    Siempre hay un grupo cercano de Bloggers, no sé a qué se refieren con lograr algo, para mí, una fiesta con comida rica y bebida rica es algo.

    7. ¿Crees que los blogs van a cambiar/están cambiando algo en la sociedad/mundo político/etc.?
    Creo que los Weblogs son parte de una revolución que está transformando la forma en que la información viaja. Otra modificación es a nivel protagonismo. Zaid, en un ensayo llamado “Los demasiados libros dice “A medida que aumenta la población universitaria, no aumenta el número de los que leen, sino de los que quieren ser leídos…” Creo que el formato Weblog es una alternativa a ese deseo.

    8. ¿Qué te gustaría poder hacer dentro de la red para profundizar lo que haces con el blog y por qué? ¿Podcast/videocast, comunidades, wikis, redes sociales,etc.?
    Me gustaría hacer un Vlog (Weblog con videos) dónde profetizar las noticias del día siguiente.

    Bueno, ¿no era para tanto no? le paso la posta a Sol, a Vic y a la señora Beyeza, a cascarla hijas!!!!!!!!!

    Zen Tido

    Oía los latidos de mi corazón. Oía el corazón de los demás. Oía el ruido humano que hacíamos allí sentados, sin movernos, ninguno lo más mínimo, ni siquiera cuando la cocina quedó a oscuras.
    Fragmento del cuento “De qué hablamos cuando hablamos de amor” Raymond Carver.

    Esta es la historia, triste historia si me permiten el calificativo, de Antonio Faithless, un joven que, una tarde de otoño, perdió en alguna calle de Buenos Aires su sentido del humor. Pasaron meses en los cuales la cuadrilla familiar intentó recuperarlo, pero todos los intentos fueron inútiles, el sentido del humor de Antonio jamás volvió a aparecer. Las mañanas pasaron de ser tiernas y plagadas de mates, caricias, jugos de fruta y licuados de semillas, a un gesto torpe y un saludo vacío, inmóvil, de labio contra cabeza.

    Los pequeños problemas motrices de Antonio complicaron la situación, transformándose cada evento aislado, en un alarido candente de odio y frustración, de grito y de furia. Sin su sentido del humor Antonio estaba perdido. Era su columna vertebral, su fuente de vitalidad, su sistema inmunológico. Sin él, Antonio no era más que un boleto de subte usado, pasado por arriba y pisado sin clemencia, infinidad de veces, sin registro. Sus ojos, ya llegando al verano, se empezaron a apagar, como la mecha de un cohete. Las noches con Antonio eran una pesadilla dantesca, eran el mismo infierno. La densidad de Antonio proyectada al infinito, arrancaba bostezos legendarios de las personas a las cuales deseaba impresionar. Era implacable.

    Tristemente Antonio comenzó a aislarse de las demás personas, las cuales tiempo atrás, formaban el grupo de sus afectos, su entorno. Pero no se alejaba en términos de distancias posibles de ser establecidas con el uso de instrumentos representantes del sistema métrico decimal. Se alejaba de ellas estando a su lado, se hacía invisible en medio de la gente a la que amaba y respetaba. Antonio no podía disociarse de la nostalgia, extrañaba su sentido del humor y entendía perfectamente sus incapacidades y la necesidad imperiosa de hacer algo al respecto y hacerlo rápido. Pero aún así, prefirió alimentar la grandeza de su propia tragedia y se dedico a escribir las piezas más exquisitas en solitario. Vanagloriándose de su desgracia, siendo egoísta con las palabras y muy irresponsable con el sentido común.

    Cuando el verano había gastado ya su primer mes, Antonio se quedó solo. Por supuesto que pudo evitarlo, pero no lo hizo. Tuvo la peregrina posibilidad de hacer sonar su dedo corazón contra su dedo pulgar y detener el tiempo de un chasquido. Sentarse dentro de ese intervalo y refrescarse (y refrescarlo) con un vaso de limonada. Pudo haberse dado el lujo de pensar en calles nevadas, caricias nocturnas, perfumes de mañana, sus besos, un rayo da luz que lo atraviesa y que lo libra de todo mal.

    Antonio pudo pensar en todo aquello porque alguna vez fue suyo, estuvo para él, le juró amor incondicional. La realidad, triste realidad, es que Antonio pudo hacer todo, pero, como todo en esta santa vida es equilibrio, también tuvo la posibilidad de hacer “nada”. Y, perezoso como siempre, eligió la segunda opción. Antonio se encerró en su habitación con la firme promesa de no salir nunca más de ella y, luego de liberarlo de sus cadenas y dejarlo salir del placard, se dedicó a jugar con su sentido del humor, en soledad.