Nou taitl

I don´t see myself when i look in the mirror…

¿Dónde diablos están? No podían haber elegido un momento mejor para dejarme solo. Justo en este momento, donde lo único que necesito es una mano amiga que me toque la espalda y me ofrezca un mate, que me cuide, que me mire mientras escribo mi primer libro, que aunque sea un libro de mierda es mi primer libro que se va a publicar en el mundo con mi nombre. ¿Dónde están? ¿Esto es ser adulto? ¿Esto es madurar? ¿Ser independiente? Me miro en el espejo como siempre esperando que la sabiduría brote de mis ojos como una inundación que nos saque a todos los residentes de este edificio flotando por la puerta principal. Cada vez que necesité a alguien, en el único momento en el que realmente lo necesité, no estuvo. Y ésta, por más idealizada que tenga a la relación, no va a ser la maldita excepción. Y, ¿saben una cosa? ese dato de la realidad me llena de ira, saco fuego por los ojos, hiervo, se me llena la frente de granos, tengo pesadillas y me despierto hasta seis veces por las noches, cada una de esas “despertadas” me siento más vacío y solo, más triste y chiquito, más vulnerable y estúpido.

Yo no pedí estar en este puto mundo, puto mundo de mierda. Pero, las malditas fuerzas que juegan al ajedrez con nosotros como piezas en algún lugar, sea el cielo, el infierno, el nirvana o la puta cola de un dragón, decidieron que tenía que emprender un viaje que seguramente vengo arrastrando desde otra encarnación. Nací, me críe en una familia de energúmenos, ignorado, tratado como a una curiosidad geográfica, no me daba el pinée ni para ser un dato demográfico. Cuando tenía catorce años conocí a una chica que tenía diecisiete, rubia, preciosa. Laura se llamaba, yo estaba tan bien asesorado a esa altura de mi vida que le dije que me llamaba Ricky y que tenía diecisiete años como ella (difícil de creer y de imaginar no? imagínense vivirlo). La cuestión es que o Laura era muy ingenua o estaba muy caliente porque me creyó siempre, a pesar de que a gritos toda mi estupidez y mis nervios me delataban, Ricky era Ricky. Mis amigos, mucho mejor entrenados que yo y expertos en mentiras ya había concretado con sus chicas, sólo faltaba yo, en un momento mientras caminábamos por detrás de los médanos no se me ocurre mejor idea que decirle “te molesta si…” con la única intención entre manos de abrazarla, ella dijo antes de que yo terminara de hablar “no” y me comió la boca. Me comió la boca como nadie me la había comido en mi vida, me comió la boca y yo en ese momento no podía determinar cuando no supe su nombre. Laura, mi amada Laura. Me partió la cabeza de adolescente y no se llevó mi virginidad por mi propia torpeza. Recuerdo una tarde de esas que nos tirabamos en la playa a besarnos hasta no sentir más el frenillo de la lengua y hablar como dos disléxicos, que sin querer nos revolcamos y yo quedé encima de ella con el síntoma de encañonamiento repentino, arriba las manos, esto es una asalto de pistola caliente. Ella me miró y me dijo, no W. pará un poco que hay gente. Yo avergonzadísimo procedí a hacer lo que menos trabajo me cuesta, pedir disculpas, ella me miró y me dijo, acá hay mucha gente, ¿no querés que vayamos para atrás de los médanos?, a lo que yo respondí un nooooo, acá estamos bien y es que realmente pensaba que sólo quería ir a sentarse en los médanos para estar más cómodos o para ocultarse de la vergüeza que yo le hacía pasar.

Pasó el tiempo y ya en Bs As, Laura se dedicaba a hacer citas conmigo los sábados a las 15:00 en Av. Crovara y Gral. Paz a las cuales jamás asistía. Un divertimento por demás perturbador para mis catorce. En las tres ocasiones llevé flores, la primera de ellas esperé una hora y media, la segunda una hora y la tercera me rebelé y esperé solo cuarenta y cinco minutos. Luego de cada una de las citas la llamaba y ella me convencía, Mi mamá casi se muere, mi papá se enojó conmigo y no me dejó salir y la tercera jamás atendió. Sólo recibí un llamado del primo de mi amigo E. Lito llamó a su primo porque se seguía viendo con la amiga de Laura y lo había prevenido con los planes que Laura tenía para mí. Ese día se me destrozó del todo el corazón, me sentí débil, solo, con nadie a mi alrededor para compartir lo que sentía, sin padre, sin madre, sin abuelos que me pudieran escuchar y entender el significado del amor no relacionado con “Los Campanelli”.

Y hoy, veintidós años después me siento igual, me persigue mi puto pasado y las paredes de mi casa se me cagan de risa en la cara. No importa mi independencia, mi solvencia, mis logros, mi capacidad y todo el reconocimiento. Tengo que terminar mi maldito libro y no puedo entender por qué Laura no fue a verme y no entiendo por qué J. no me llama, ni habla conmigo de absolutamente nada. Que yo sepa no soy Patrick Swayze y no me morí, no soy un fantasma enamorado. Estoy acá, sentado en el sillón de la casa que compartimos por más de tres años y sólo yo sé cuánto sostuve, cuánto proyecto apuntalé con mates a deshoras y con chistes y buena onda. Pero hoy estoy solo y las comunicaciones que recibo son solamente para cambiar direcciones de emails de páginas web. (Soy una montaña de lágrimas vencidas). Me siento desolado, frustrado, enojado, estafado y tengo una enojo tan grande que me la agarro con cualquiera al que sienta más vulnerable que yo. Soy un trozo de miga de pan flotando en una zanja junto a diez mil kilos más de basura, cartones de leche larga vida, envases de gaseosa y otros contaminantes y mi corazón es de color negro, como el carbón o el petróleo. Apagado como los ojos del abadejo en el hielo de Carrefour. ¿Ustedes querían rock and roll? Hoy estoy así.

Anuncios

20 comentarios en “Nou taitl

  1. Killi, otros fuimos a la guerra con 17… y todavía estamos tratando de volver. Entiendo tu enojo, a mi me agarra y no me suelta… pero se que mañana estarás mejor, después de esta marea alta… y sé que tu libro va a salir y que es tuyo, tuyo. Mira para acá, no seremos intimos, ni nos conoceremos hace años, y tampoco sé como alguna gente logra no mirar por donde pasó, no te lo puedo explicar, pero te prometo que existe la solidaridad humana y que uno SIENTE lo del otro bicho al otro lado de la fibra óptica, porque en el fondo somos todos lo mismo. Y pobrecito del que no. Un beso. (y eso que la canción todavía no logro oirla… estoy copada por miles de cosas sin importancia pero urgentes) Besos.

  2. Uffff…en mi estado casi catatónico leer esto no ayuda,eh?!
    Espere que me doy unas volteretas,tomo aire,inspiro aire profundamente y retorno porque me ASFIXIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    P.D.:No sé si decir que la VIDA es una mierda,más bien creo que yo me equivoqué de herramientas al elegir!
    UPS!
    ¡QUE TRISTEZA ENORME QUE TENGO LA PUTISIMAMADREEEEEEEEEEE!

    BESO!

  3. Y descarga?Porque yo lo vengo intentando pero me ganó el insomnio,y la única catarsis que encontré fue en la ventana evitando mirarme al espejo para descubrir otra arruga más surcada de dolor…
    Tal vez lo único positivo que he sacado es que soy una consecuencia de mi pasado y no una víctima…

    Ma’que se yo!
    Sólo me pregunto si llegaré a las 72 horas sin dormir…
    Juro que me parte en diez mil trozos leer:”Soy un trozo de miga de pan flotando en una zanja junto a diez mil kilos más de basura…” Y ahí me quedo!
    snif snif snif snif snif snif snif

    OTRA VEZ BESOS Y MOCOS…snif…

  4. Y lo dijo antes ó después de abrazarse a la botella?
    Creo que lamentaré repetir esto pero,Bukowsky me enerva!
    Lo único que saca de mí es revolverme de ira!

    (a pesar de todo)¡BUEN DIA!
    CHUIKSSSSSS

  5. Plissss… No se me ofenda! Pero esa sordidez casi miserable me provoca la sensación de sentada sobre un pilón de hormigas africanas,entiende?
    No se porque me provoca tanto rechazo ¿…?
    Se supone que tendría que ser todo lo contrario! Sobre todo por la manera de escribir y su fanatismo alcohólico, vió? A buen entendedorrrrrr…

    Shhhhhhhh…BESOP!

  6. Gabu, no me ofendo, mucho menos por su rechazo a Bukowsky, en todo caso, debería ser él el ofendido, no yo. 🙂

    Gracias Rosario, quedate tranquila, no siento presión, 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s