Partida (cuento con colaboración)

James Brogan: It all came so close to never happening. This life came so close to never happening.
25th Hour – Spike Lee – 2002.

El niño tomó todas sus cosas, escribió una nota, fue cuidadoso con las palabras que usó. También escribió en un sobre la palabra “familia” con la letra efe más grande que el resto, puso la nota dentro del sobre, lamió el borde con pegamento y lo cerró. Besó el sobre cerrado, presionó sus labios contra él y lo dejó sobre uno de los muebles del comedor, justo debajo de una lámpara antigua.

El total de este cuento, completo pero en mutación permanente lo encontrarán en Conjuntivitis un servicio más a la comunidad.

Anuncios

26 comentarios en “Partida (cuento con colaboración)

  1. … la lámpara y la carta y la luz de la luna se apagan como un cierre de iris de unos 48 frames.

    sentir que crece ese sentimiento de independencia, la vulnerabilidad paso a paso desaparece, y una fuerza hipnotica lo atrae hacia un futuro de mejores promesas, su mano late junto a su valija,siente que se engrandece se siente dueño de un futuro, una , dos , tres cuadras lo separan de aquello que supo conocer..y lo envalentonan hacia un futuro distante, y un pasado latente..su figura crece, no hay necesidades afectivas, levita entre la realidad y la inutil ficcion..y cuando ya su alma levanta vuelo y anda por saturno, siente una mano apoyada en su hombro. y suspira relajado es papa…que le dice al oido..todavia hay tiempo…

    eleo

    eleo

  2. El niño se vuelve y fugazmente cruza los ojos con los de su padre, para desviar de inmediato su mirada por el peso, por el mandato de la historia.

    -Extraño a mamá

    Dice y trata de engrosar su voz. El resultado es cómico. Tierno. El niño aprieta las lágrimas sabiendo que finalmente perderá esa pulseada.El padre se acuclilla y aprieta al niño contra su pecho, las manos ásperas y callosas sobre el espinazo frágil…

    -Ya lo sé.

    Y el dolor se le escapa a borbotones.

    -Ya lo sé…

  3. La historia no acaba:

    La noche que envuelve todo no quiso hacer la excepción con ellos. Aquellas tardes de meriendas, cuentos y canciones infantiles habían desaparecido para siempre, eran un trozo de madera flotando a la deriva, una mano entre la multitud, el fondo de una bolsa. EL niño dice:
    -La necesito, nunca pude darme cuenta de que ya no estaba.
    -Lo sé, ya lo sé, pero la vida está hecha de sensaciones encontradas, de entradas a espectáculos a los que no queremos ir.
    -A la mierda la vida entonces. ¿Por qué vivie obsesionado con el dolor? ¿Por uqé vivir marcado por el miedo de caer de mi cama al vacío mañana por la mañana?
    -No podemos cuestionar a la vida hijo mío, porque la vida es sueño, es aire, intangible, invisible, se nos escurre de entre las manos todos los días, todas las noches cuando nos esforzamos por dormir pero la presencia de esa sensación de dolor nos invade y nos deja aislados en un lado de la cama, al otro lado, la soledad reina.
    -A la mierda la vida, a la mierda la vida que tengo, de la misma forma que la vida que tuve.
    -Tenés que calmarte, n estás escuchando.
    -No quiero escuchar.
    -Tendrías que…
    -¡No quiero! Estoy enfermo de escuchar a las personas hablar de lo que pudo ser pero no fue, harto de cada uno piense en que es generoso, proveedor y amante y después cena en la misma mesa del egoísmo. ¡Harto!
    -Pero..
    -Y no hay nada que vos ni nadie pueda decirme hoy que me haga pensar diferente, hoy mi cabeza está en la ruta, en huir. Y bien sé que huir no es solución, pero creeme, la única certeza que tengo es la de correr, correr sin para lo más lejos que pueda y sin mirar un segundo atrás.
    Las miradas se cruzan, el dolor y la angustia son como un vapor que une todas las cosas, todas las luces del día y la eternidad de la noche y la que da cada rayo de sol.

  4. Cuando toda la pirotecnia verbal se agotó dejando un zumbido persistente en los oídos y los corazones, sobrevino un silencio blando, anestesiado. Como un alero angosto que cobija de la lluvia, pero sólo en parte. Ninguno quería ser el primero que cortara esa atmósfera que se había generado, espesa como gelatina a medio cuajar.
    Sacando fuerzas de su orgullo último, el padre de espíritu cansado y vapuleado por la vida tomó la posta que tantas veces antes debió tomar. Habló primero. Sintió que debía hacerlo. Se lo debía al niño, y a sí mismo.

    – Llevé el pan a nuestra mesa cada día…
    – Es verdad, papá.
    – Velé tu sueño y tu vigilia. Reí contigo. Vi por tus ojos. Quise protegerte siempre, pongo al Señor como testigo.
    – Nunca lo dudé…
    – Cuando tu madre se fue se llevó todo…nos dejó vacíos como un cuenco roto. Yo luché por ti aún sin fuerzas. Hoy quiero pedirte algo.
    – …
    – Quiero que luches conmigo. Que nos pongamos espalda con espalda y le mostremos los dientes a quien ose enfrentarnos.

    El niño oprimía la empuñadura de su valija con fuerza. Sus nudillos estaban blancos por la presión ejercida. Sus mejillas una catarata de lágrimas silenciosas. No iba a permitirse un gemido. Ni un sollozo. No en ese momento. El padre prosiguió.

    -Porque yo te amo, hijo. Y te necesito más que nunca. No te vayas. No ahora que el hombre en el que te has convertido puede mostrarme caminos que permanecían ocultos a mis ojos.

    Un cielo plomizo presagiaba un aguacero. Demasiados temporales para un solo día, pero Dios es intratable cuando explota su vena sarcástica.

    -Va a llover, papá. Volvamos a casa.

  5. Kill:

    Estoy impresionado con lo bueno que quedó este relato.
    Cuando quiera repetimos (eleo incluida, por supuesto).

    Saludísimos.

  6. Este tipo de Weblogs abiertos tiene un nombre que ahora no recuerdo, podríamos intentar armar uno, ya que el de los haikus parece no tener tanta repercusión.

  7. Muyyyyy buenooooo!
    Me encantó el ida y vuelta entre esas tres cabecitas…

    P.D.:KILL,ojalá se le de eso de armar un Weblog abierto!
    Usted sabe que yo lo apoyo!

    BESOTETESSSSSSSSSS (x3)

  8. Regreso…

    El repetido timbrar de ese teléfono lo enloquecía, presentía hace días lo peor, no tenía explicación posible. Tal vez algún vuelo de pájaro que llamó su atención, algún reflejo en una vidriera le hacían presagiar lo temible, hacía dias que sentía pasos demandandantes demasiado cerca suyo, manos que intentaban alcanzarlo…y el apuraba el paso en un intento más de ahuyentar un pasado que lo acosaba y había decidido hace tiempo enterrar. Se lo debía a su padre… el telefono seguia acosando su alma… era permisible seguir diluyendo momentos que cada vez cobraban un aspecto más verosímil…se acercó al teléfono…y escuchó esa voz…ese cantar que lo había acunado, recordaba sus brazos que lo mecían como si el tiempo jamás hubiera pasado…suspiró inagotablemente…y luego de un extenso y confuso jadeo escuchó, palpitó, latió en lo más hondo de su alma, lo que él consideraba absolutamente muerto…hijo soy yo de nuevo, MAMÁ…
    Y consideró morirse…

    eleo

  9. Ahh living dead gracias por incluirme a lo ultimo, casi pense que me estaba cayendo de la oracion, o en esto de adorarse no hay espacio para otra mente perturbada y vil como la mia…si es asi metase el homenaje del dia de la mujer…si ahi…jajajaja..no mentirita ..sigamos..pero usted deberia saber bien de la susceptibilidad de la femina…

    eleo

    BRAVA YO?????? NAAAAAAAAAAAAAAA…

  10. Kill, querés que lo sigamos?

    Yo creo que por cortesía el final debe ser tuyo, a pesar que Eleo quiera hacerlo feliz y vos te empeñes en cagarle la vida a ese pobre chico…

    Si querés estirarlo, I`m ready…

    Saludos.

  11. Se armo de coraje, dejando de sollozar esas intensidades que ya nada valen. Aquel viaje había tocado su recuerdo y algunas fibras íntimas lo llamaban desde un sonido hueco, evocaba un guiño de su melancolía y pasaba a ser parte de su complicidad. Nunca encontraba las respuestas a sus preguntas. Como el viento, vacío de palabras y repleto de recuerdos, sabía que no había comunicación, porque todo lo que suena lejano también suena a mentira. Había una distancia instalada, tal vez sea indiferencia; no hay retorno a ese lugar en su vida que lo inventó. No hay. Igual deseaba irse. Aunque extrañe, sin preguntas y sin dudas.

  12. Living dead te parece que una mama ausente y que de pronto se acordo que tiene un hijo es un final feliz..yo soy el hijo y la mando a la p…madre que lo re mil p…en realidad fue para torturar al nene que inclui a la madre…

    jajjaja, buena chica

    eleo.

  13. Y volvió a escaparse, se ausentó de la vida, pensó en la posiblidad de otro viaje lejano donde nada lo acosara…miró la valija y reflexionó que en ese lugar donde había elegido morar, no había lugar para equipaje. Se sentó, escribio una carta y pidió perdon, hacía tiempo que pesadillas relacionadas con la vuelta de su madre lo perseguian, y optó por la unica salida viable…

    eleo

  14. Eleo y kill(con mis respetos y disculpas a Kill por opinar en su territorio)

    Los finales felices posibles, para mí, hubiesen podido ser:

    -El niño comprende el amor y el esfuerzo de su padre, y juntos tratan de salir de su desdicha.

    -La madre aparece, arrepentida. Implora perdón. Padre e hijo se hacen rogar, pero al final ceden. Y todos comen perdices.

    Kill, tu idea del ¡¡me voy, me voy y me voy, porque estoy recaliente con el mundo y podrido de sufrir!! también tiene un encanto intenso.

    El aporte de Gabu también es muy jugoso.

    Repito: Qué bueno quedó!!

  15. Harto de cantarse sus verdades y revolver en su mierda. La mierda suya, esa que por dentro hiede. Apesta. Lastima. Que como un ácido lo corroe…
    Supo que nunca fue muy bueno con las cosas que quiere, de engaño en engaño, sin saber porque o para que o adonde, avanzando, retrocediendo, siempre tapando baches, remendando sus miserias, buscando sacarse todas las mascaras y siempre encontrando una a su disposición para ponérsela y actuar…
    Detenerse es imposible. Hasta cuando esta quieta la ansiedad que lo hace temblar? Saturado de vivir pretendiendo iluminaciones, decidido deseaba dejar de refugiarse en ser víctima de circunstancias y comenzar así a crear el mundo que ansía lo rodee. Ahora sabía que lo que libera, también condena

  16. El dolor del niño libraba cheques que su cerebro casi virgen no podía cubrir. La intensa presión estaba haciendo estrago en su psiquis, como un camión en una cristalería. Las fronteras entre la cruenta realidad que lo devoraba a dentelladas y la utopía de un mundo en el cual los niños eran niños y no una simple ración de carroña humeante a merced de las hienas.

    Los colores comenzaron a desdibujarse mientras sus ojos se entrecerraban y sus extremidades se adormecían como si no tuvieran huesos. Creyó que iba a desmayarse, pero el ímpetu de una furia desconocida lo mantuvo allí. Incólume. Percibió como sus sentidos se agudizaban y sus pensamientos bajaban su intensidad hasta diluirse. Sus intenciones, su voluntad, se fundió en el magma ardiente de un instinto inconsciente, en una involución demente al estado de naturaleza más primitivo y elemental.

    Fue allí cuando recordó el botiquín.

    Y las hojas de afeitar de su padre…

  17. (es el mismo texto. Me había equivocado en un par de tiempos verbales. Sorry.)

    El dolor del niño libraba cheques que su cerebro casi virgen no podía cubrir. La intensa presión estaba haciendo estrago en su psiquis, como un camión en una cristalería. Las fronteras entre la cruenta realidad que lo devoraba a dentelladas y la utopía de un mundo en el cual los niños eran niños y no una simple ración de carroña humeante a merced de las hienas, se confundieron hasta desaparecer por completo.

    Los colores comenzaron a desdibujarse mientras sus ojos se entrecerraban y sus extremidades se adormecían como si no tuvieran huesos. Creyó que iba a desmayarse, pero el ímpetu de una furia desconocida lo mantuvo allí. Incólume. Percibió como sus sentidos se agudizaban y sus pensamientos bajaban su intensidad hasta diluirse. Sus intenciones, su voluntad, se fundieron en el magma ardiente de un instinto inconsciente, en una involución demente al estado de naturaleza más primitivo y elemental.

    Fue allí cuando recordó el botiquín.

    Y las hojas de afeitar de su padre…

  18. Las encontró justo donde siempre, prolijamente acomodadas; el filo se reflejaba en sus ojos mustios, su mirada autista contenía el vacío de su alma y su mente como un eco repetía: ¿Se acordarán de mí? (nunca lo sabrá, porque hay palabras que van por dentro).
    Todo huele a muerte lenta, un millón preguntas se enhebraban en su cabeza.
    ¿Quería hacerlo, terminar con todo, detenerse en el tiempo?
    Se oyen pasos, en el pasillo, presentía que se aproximaba el desfile de horrorosos sermones, ¿su padre lo condenaría una vez más?. ¿Y si estuviera su madre? ¿Lo abrazaría?
    –¡No importa!
    Afianzaba su deseo, veía su propia muerte desfilando ante él.
    ¿Suplicaría en el final?
    Escuchaba el tic tac del reloj, sabía que fue siempre cobarde…
    Apoya el filo del final, alguien tocaba la puerta, sabía que más allá de ella estaba solo con sus consecuencias…
    Ahora miraba el reloj…

  19. jajajajaja nos leo y somos todos una manga de degenerados, que manera de hacer sufrir a ese pobre pibe…jjajaja…de repente LV lo quiso rescatar y nos planto un final feliz que rapidamente fue descartado, porque no hay mejor manera de atar al publico que con las morbosidades ajenas y propias, asi que bien dignos de los puntos de rating a este pobre pendejo le estamos haciendo salir fuego por el cu…

    …del cuarteto de escritores que lo tienen en su poder solo puede decirse …gente perversa si los hay..hacer sufrir a un menor habrase visto…

    eleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s