Marisa Monte en el Gran Rex

Marisa Monte

Un viernes lluvioso y el centro de Buenos Aires un poco congestionado. Me prendí un faso y esperé a Zoe en la puerta del Gran Rex. Ella tenía las entradas para ver a Marisa Monte pero tuvo un pequeño problema en el trabajo “un imponderable” y estaba retrasada. Por el celular me dijo, “te veo allá” y como soy un chico obediente me planté en la puerta, con la determinación de una polilla en el medio de la noche, a esperarla.

Miraba el afiche de Marisa y soñaba con un show cálido, lo menos profesional posible. Mucha humedad en la calle Corrientes y la sensación, para quienes somos de estos pagos, de que una tormenta danzaba de puntitas de pies en el horizonte. Cuando ya me ponía a pensar demasiado en si las tetas de la rubia que estaba al lado mío eran de verdad o no, vi que entre la gente y al trote ligero llegaba Zoe.
-Enhorabuena, pensé.

Pum, cola, pum entrada, pum superpullman, pum gente aplaudiendo pidiendo a Marisa Monte y cuando parecía que nadie aguantaba un segundo más, las siluetas de los músicos nos tranquilizaron. Estaba todo oscuro sin un sola luz y largó la primera canción sin siquiera un “hola soy Marisa”.
Infinito Particular nos llegó de sopetón y sin luces de ningún tipo, el escenario a oscuras se iluminaba por fracciones de segundo cada vez que alguien sacaba una fotografía.

Sobre el final de la canción y mientras Marisa realizaba proezas con su voz, un halo de luz comenzó a iluminarla, como una plegaria, muy lento, el rayo de luz se hizo presente en un ciento por ciento y el Gran Rex estalló en un aplauso. Marisa, sentada en la parte más alta del escenario tan particular preparado para el show con su guitarrita desgranaba fraseos apasionados con su voz.

El show fue magnífico, de principio a fin, tuvo momentos emotivos, momentos de sambar, momentos para pensar en personas que ya no están y una mujer omnipresente. Es imposible no caer rendido ante la diminuta Monte. Es sensual, inteligente, talentosa, misteriosa y tiene una voz que al oírla uno piensa que el mundo no es tan malo. Ir a ver a Marisa Monte te hace sentir, sin lugar a dudas, una mejor persona.

Nos fuimos casi en el medio de la tempestad con el gusto en boca de la comida casera recién servida, yo con la mirada perdida y la cabeza en cualquier parte y Zoe intentando arreglar el mundo por celular. Yo volaba y pensaba en qué estaría haciendo Marisa en ese instante y qué estarían haciendo todas las personas que alguna vez conocí en ese instante. ¿Habrían visto alguna vez a MM en vivo?, no lo sé y nunca lo sabré tal vez, pero esa es una de las cosas que hace irresistible a la vida, no saber mezclado con sorpresa, eso sí, cada tanto un poco de samba.

BTW Grax Zoe por la invitación!

Anuncios

18 comentarios en “Marisa Monte en el Gran Rex

  1. mira, yo te respondo: no… pero cuando vuelva a pasar por aquí voy, te juro. Vivo en un lugar chiquito al sur de Alemania, pero por aquí han pasado todas las grandes brasileñas (y siguen pasando). Yo solo he visto a Gal Costa, porque fue parte de mi vida en Chile, por así exagerar. Después vi a la Celia Cruz (si, nada que ver, pero grande la vieja), porque sabía que ahora o nunca… pero lo que pasa es que acá las ves en una plaza preciosa y medieval, pero terriblemente llena, y llegar 1 hora antes para aguantar a los teloneros me mata… no soy de multitudes… pero te juro que la próxima vez voy. Y te cuento. Gracias por como lo cuentas, me traes recuerdos de lo bien que se puede pasar cuando alguien canta bien.

  2. Todo bárbaro…pero ¿Quién es MM?

    Me asesoro y vuelvo.

    Saludos.

    P.d.: Y conjuntivitis? Que no se marchite, porfa.

  3. Living Dead me estas jodiendo MM..no es un confite son las iniciales de MArisa Monte…que paso…demasiado ejercicio intelectual en la semana y el cerebrito lo dejamos colgado de un post it…

    si que conjuntivitis no se marchite porque no le das una sacudidita..

    eleo

  4. Mi cerebro hace rato que está dañado irremediablemente.

    Si, amigas, entendí que MM era Marisa Monte. Lo que no sé es quién es ella, aunque atando cabos deduzco que debe ser una cantante tipo bossa nova o similar.

    A mi ignorancia general, súmenle el ítem “ignorancia musical”.

    Saludos a las dos, y al dueño de casa.

  5. Marisa Monte… No la conozco. Veo que estoy perdiéndome de un mundo lleno de sensaciones inolvidables.
    La próxima, invite Kill, por favor.
    Que se mejore, besos.

  6. Fui, escuché y volví…

    Ahora sé de qué se trata. Indudablemente una música que crea climas especiales.

    Gracias por desasnarme.

    Saludos

  7. Siguiendo,para no variar mi estado alcohólico…
    Tuve oportunidad de ir a éste recital de MARISA y me lo perdí por boló!

    P.D.:Y eso que CERO alcohol…
    Soy boló por naturaleza,vieron?jajajajaj

    LA PROXIMA PLISSSSS…ALGUIEN ME TIENE LA CARIDAD DE AVISAR CON TIME?! SE AGRADECE…

    BESOTETESSSSSSSSSSSSSSSSS
    (KILL,la pasó bomba,no?)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s