Cucurrucucú

De todas las formas de engañar a los demás, la pose de seriedad es la que hace más estragos.
Santiago Rusiñol

El lunes se agota como mis nervios cuando se me llenan las fosas nasales de agua, me arden los ojos y pierdo la paciencia, (Sí, adivinaste! la ciencia de la paz) Los milagros no te salvan, vos y tu capacidad lo hacen, Ay si sólo confiaras un poco más en vos!
Claro que eso lo digo pero no lo creo, es el pensamiento en voz alta de la madre que llevo dentro mío.
Yo sé que vos confiás en vos y sé que confiás tanto que terminás exigiéndote al nivel de la teoría del mundo ideal.
Salir de tu cuarto, de tu casa, de tus sábanas blancas, de tus cinco, seis, nueve personas para pasar a escollos, problemas sin solución aparente, gente quemada, de la cabeza y por la calefacción central, más problemas y gente problemática… Noooooo ENOUGHHHHHHH.

Claro que el peor intento es siempre el que nunca empieza, osea, yo sé que me entendés cuchi cuchi.
1:47 am y demasiado pase de rosca para un lujo angelical. El cuerpo pide pista de algodón egipcio y la cabecita terca alucina que porque tiene un cerebro puede darse el lujo de violentar las leyes de la física, “no, no voy a dormir más”.

Sin quererlo pienso en Trevor Reznik, y en el miedo que me produce la posibilidad de no poder dormir más, no sólo por un año, sino como una eternidad. Fueron algunos días complicados y me canso de dar la lata, quisiera quedar mudo en el preciso instante en el que empiezo a hablar y los exhabruptos surgen de mi boca como una cascada. Sumergido en esa vorágine intento por todos los medios detenerme porque me importan los demás, ya ni siquiera lo intento por mi, pero no puedo y eso, a veces, le agrega más angustia a las grandes batallas que llevo adelante en mi vida, litigar sin descanso con el sistema perverso, intentar diferenciarme de un todo en el cual soy un ladrillo más y surfear por los pasillos con una sensanción en la cara de plumero blem.

Aún en estos momentos, amargos, me acomodo el frío en mi abrigo y trato de recordar dónde fue que perdí el rumbo. Ese de las cosas que importan, ese de la impasible perseverancia, ese de la sonrisa clavada en el rostro y el alma llena de ilusiones. ¿Adónde se fue la otra cara de la doble V? Y pienso y me lleno de culpas, ¿será porque no me psicoanalizo?, ¿será porque prefiero escribir alt + 168 que buscar el signo de interrogación? ¿será porque no soy un buen poeta y puedo pedirte que te quedes quieta… no, ese ni siquiera sonno io.
Los apapachos son la música favorita de mi cuerpecito blanquecino.

Anuncios

5 comentarios en “Cucurrucucú

  1. Primero Al fin nene escribiste !!!!. Ya era hora, necesitaba leerte.Sábelo.

    Y segundo, en realidad no me gusta enumerar pero bueno. Tu escrito me esta dando vuelta, me leo en esas palabras y además quiero gritarte que te dejes de joder con ese estado triste o nostalgico tan romanticon para que puedas ver todooooooooooo lo que hay y te espera.

    Besos
    Te quiero mucho. He dicho.

  2. Sos un antihéroe hecho y derecho…

    Nunca como Roger Moore, Pierce Brosnan o cualquiera de los Bond.

    Siempre como Bruce Willis y su media sonrisa que dice “…la vida me cagó a palos y lo sigue haciendo, pero a mí me importa un carajo…”

    Tu tristeza es intensa. Poderosa.

    Abrazo.

  3. Mira Kill, estoy que parto por eso te seré bnreve y rápida:
    cuando a uno la tristeza no lo suelta, es porque en alguna parte se ttraicionó, en alguna parte no se dió cuenta de que la alternativa estaba allí y no la vimos por andar volando quien sabe por dónde… el chiste no es saber ni cuando fue, ni donde, sino bajarse de las nubes y pensar para dónde quiero ir, y saber que no hay otra alternativa que ser lo que se es.
    Un beso, me voy de viaje, volveré… lo de arriba me lo estoy aplicando yo y me ha ido … mejor.
    (no hace falta saber más detalles, te rejuro que tengo razón. Scotti: proceda!)
    otro besote y ya vuelvo

  4. No sé quien sos, en dónde estás, cuales son las letras que esconden tu nombre, te leo y releo cuando estoy triste y cuando no también… Estás detrás de todo esto?
    Tus palabras me inspiran…
    Tus palabras me dicen lo que quiero escuchar… y eso es bueno… a veces.
    SUERTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s