Despacito

La gente lo veía y sentía inmediatamente una sensación honesta de tranquilidad, seguida de cierto orgullo o privilegio, seguida de una sensación de seguridad, la cual terminaba desembocando en una lista de deseos. Él en cambio, los veía y lo único que le provocaba era pensar, dejando la culpa en un rincón, “despacito, conmigo, despacito”.

Anuncios

3 comentarios en “Despacito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s