Rebirth

Y van pasando las horas y el sueño que no aparece. El miedo le da paso a la anarquía de los sentidos distorsionados, una nube densa y gris cubre todo el lugar. De arriba hacia abajo es la rajadura que adorna su pecho, una marca que cumple la función de recordarle por los años que vendrán que esa tarde sintió dolor, ese dolor evitable e irracional. El lobo está agazapado y el sonido de sus gruñidos de dientes apretados, hace vibrar las plantas del lugar, está listo para impulsarse sobre las patas traseras y buscar a su presa. De arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba vuela el tiempo subido a una hoja de parra y mis ojos contemplan la magnificencia de un amanecer congelado y con olor a chicle. Lágrimas en los ojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s