No quiero


Foto: “Souvenir” Cimetiere-du-montparnasse WDCH

Los síntomas: Resaca, insomnio, falta de apetito, son la balanza que te va marcando el olvido, a medida que estos vienen o se van los recuerdos se van yendo, hasta que llega un día en el que no recordás cómo eran sus manos.

No quiero que la música se detenga nunca, quiero girar en un laberinto de corcheas y semifusas y olvidarme de la física y de la química, girar sin importarme los mareos ni la deformación de las imágenes.

Quiero que la música no pare nunca y no dormir, escaparle al sueño corriendo por la playa saltando olas y llorando a los gritos sin importarme entrar en el campo visual de ningún ser humano a mi alrededor, sin atentar contra sus oídos quiero bailar, girar y gritar como mi interior me lo pide, desesperadamente, arrancarme la garganta de un grito en llanto y caer en la arena extasiado, mirar al cielo para intentar atrapar las nubes con las yemas de los dedos, asi, casi son mías.

Pero el cielo no es mi hogar, no puedo parar y así tampoco la música que es una vez más mi ferviente compañera, mi amante, mi madre, mi amiga, mi abrazo más cálido en el momento que mi cuerpo se desmorona. No quiero que esta música pare nunca, quiero un shuffle y un repeat loopeado eternamente, quedar enredado en sus cabellos como en un resorte de metal, saborear el aire del balcón con mis papilas mezcladas con llanto y languidez.

Quiero correr y cruzar océanos, esconderme en algún lugar del planeta para sentir que no me buscan porque no me pueden encontrar y no estar sentado en esta silla contemplando a un teléfono mudo y a una cabeza empapada por el dolor y el tiempo, con los masajes de los recuerdos sobre mi espalda como único remedio permitido y sin receta.

Anuncios

9 comentarios en “No quiero

  1. lo besé en la mejilla y recuerdo la frescura, y como la piel cedía a la presión de mis labios… recuerdo sus ojos al mirarme y su voz que ya no era, y pensé como tú que un día todo el recuerdo se perdería y no sabría como era besarlo, que cerraría los ojos y no vería su cara. Pasaron ya 28 años y todavía puedo haberlo besado hace un par de segundos, si quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s